— Hide menu

VACIO

 

Sumergirse en un estado de neutralidad emocional, en un  marco espacial que propone un estado inicial de soporte en su vínculo con el sujeto, en un ritmo monocorde de transferencia afectiva.

b359

El espacio, por definición habitable, se interviene con la presencia de un sujeto atemporal  que redefine el espacio fotográfico a través de esa dilución afectiva y convierte la asimilación de ese vínculo en el objeto de la imagen,  transforma ese paisaje en metáfora, lo deshabita, en la medida que absorbe emocionalmente al sujeto.

La temporalidad de la imagen propone una extensión del instante de la toma, el antes y el después esperan, las coordenadas espacio-tiempo se neutralizan en una suspensión del estado de conciencia.

Los comentarios están cerrados.