— Hide menu

FASES

El cuerpo sin la referencia del peso permite el acceso a un modo de conciencia particular, primario.

Anular la gravedad parece posible solo a nivel representativo, pero cuando una imagen se hace especular se convierte en un puente al universo personal del observador.


Los estados de tránsito,  arquetipos, parecen elementos indispensables de la condición cultural, quizá la levedad y el plano espiritual en el que se sostienen represente una forma de compensación al costo de lo terrestre, mirar al cielo como el complemento, como el par indispensable de la gravidez.

Sabemos por la biología que no estamos quietos, somos materia estelar en movimiento, siempre, la tierra que pisamos como vehículo, nos trasladamos al infinito pasando siempre por el mismo lugar, nosotros,  en un continuo de ciclos que se repiten hasta el nivel molecular de la materia que somos.

Quizá la construcción de nuestra realidad mental esté sostenida en este pasaje continuo de estados, en donde se alternan y superponen a la manera de un palimpsesto las capas que nos van haciendo.

Indagar desde la imagen es una consecuencia del encuentro con ellas, como si una matriz preestablecida, atemporal, se activara y propiciara el campo emocional que recluta imágenes en estado de latencia.

En este sentido, los arquetipos predefinen el carácter de estas imágenes, cuerpos disueltos en su espiritualidad que resuenan y amplifican nuestra memoria ancestral.

Los comentarios están cerrados.